3/12/14

II TALLER DE PAISAJE Y MICROPAISAJE SANTA OLALLA 2014

El pasado sábado tuvo lugar el Taller de Paisaje y Micropaisaje en Sierra Morena, en un bellísima dehesa de Santa Olalla del Cala (Huelva). El lugar es muy especial porque, al igual que en otras zonas de Sierra morena, como puede ser la Sierra de Andujar, la dehesa está inmersa en un paisaje de bolos de granito que en el sector occidental de Sierra morena, no son frecuentes. El granito está en estos días ya tapizado de musgos rabiantes de color, siempre acompañados de líquenes, y al mismo tiempo, el terreno, dedicado a una ganadería liviana y respetuosa con el entorno, hace que pervivan entre encinas, alcornoques y rocas, multitud de pequeñas quercineas que aseguran la pervivencia del bosque y hacen que la dehesa parezca un jardín natural. 

El tiempo fue fantástico, superando con creces nuestras espectativas y facilitando el que pudiéramos trabajar con comodidad y disfrutar del color de este lugar en su máxima plenitud, de contraluces y brillos, del regalo de las sombras que miran al cielo y que reflejan a su cobijo a todos los colores que las rodean. 


Tuvimos la oportunidad de lanzarnos al ejercicio de atrapar las lineas y curvas de animales en movimiento sirviéndonos para ello del pequeño rebaño de ovejas que durante todo el día estuvo cerca de nosotros. 


Para la mayor parte de los alumnos, era la primera vez que acometían el trabajo del natural. 


Las inmóviles rocas son en si verdaderos paisajes en miniatura, con sus profundas sombras y tonalidades, brillos, contraluces y la pléyade de tonalidades de verdes, grises con diversas dominantes, texturas. Un reto que todos y cada uno de los alumnos se lanzaron a explorar. 


Entre las diez de la mañana y las seis de la tarde, no paramos de mirar y dibujar, y aún así, el día se nos fue y se quedó corto. Rocas, sombras, frutos otoñales, nubes, paisaje, lo grande y lo pequeño. Todos disfrutamos de un día espléndido. Para mi es siempre muy gratificante comprobar como algunas pautas y recursos sencillos, pueden servir a los participantes para abordar "problemas" y encontrar el modo de disfrutar aún mas de interpretar la naturaleza a través del dibujo. Y lo es mas, el pasar un día entero compartiendo el placer de dibujar en plena naturaleza y aprendiendo que cada cual, desde su forma personal de mirar la naturaleza, tiene ya algo especial que compartir. Gracias a todos.

Gracias también a Manuel, por darnos todas las facilidades para poder trabajar en este lugar incomparable.

Hasta la próxima.