14/4/15

Quebrantahuesos y Mariposas

En el año 2002, ocurrió algo muy importante. Nació el primer pollo de quebrantahuesos en cautividad, en el Centro de Cría de Guadalentín. En ese momento, el programa de cría en cautividad lo dirigía Alex Llopis y la dirección técnica era de Miguel Ángel Simón, la dirección científica para los Estudios de Viabilidad la llevaba Jose Antonio Donazar, de la Estación Biológica de Doñana. Fue un paso mas en el camino de traer de nuevo a esta especie a Andalucía. En aquel entonces, comenzábamos con los Estudios de Viabilidad, que debían determinar si en Andalucía, se daban las condiciones adecuadas para reintroducir la especie, y si así era, que lugares eran los mas propicios. Fueron cinco años de trabajo coordinado técnicamente por la Consejería de Medio Ambiente con el apoyo de la Fundación Gypaetus, que culminaron con la liberación de los primeros tres ejemplares de Quebrantahuesos en la Sierra de Segura en el año 2006, una vez que los Estudios de Viabilidad fueron favorables. Uno de los tres ejemplares liberados, se llamaba Tono. Era el mas joven de los tres. El mas desgarbado, el mas observador, y casi siempre el último en comer, cuando sus "hermanos" Faust y Libertad, se lo permitían. Y al que las circunstancias "obligaron" a ser el primero que comenzara a volar y a explorar el mundo mas allá de aquella cueva. El año en que nació Andalucía, hice este dibujo para celebrarlo, pensando en como podría ser un instante en los primeros días del primer pollo que naciera en libertad, por lo menos, veinte años después. Creo que nadie imaginaba que esto fuera a ocurrir solo 9 años después de la primera liberación. Y mucho menos, que el padre, sería Tono. Hasta el día de hoy, el proyecto a pasado por muchos momentos críticos. Yo viví varios, pero ha habido muchos mas. Creo que lo que ha ocurrido en la Sierra de Segura, ha sido gracias a que mucha gente se ha dejado la piel para que el proyecto continúe, a veces sin el apoyo necesario por parte de la administración, a veces a pesar de ella. 
Alguien me dijo hace 12 años al ver este dibujo, que había un error, en los nidos de Quebrantahuesos, no hay mariposas. Era un entendido en la materia, sin duda. Yo creía y creo que a veces, uno puede contemplar cosas que a priori parecen improbables, pero son posibles. Y esta historia, es una muestra de ello. De modo que yo seguiré pensando que en los nidos de Quebrantahuesos, hay mariposas.